Diario de una tía fotógrafa * ¡Ya soy tía!

Llevo semanas (tres para ser exactos), pensando en escribir esta entrada en el blog. Esperaba que fuera una entrada diferente pero hubo cambio de planes y ya no sabía que escribir.  Mi hermana me invitó a estar en su parto, para registrarlo en video, yo pensé que estaba lista pero cuando hubo cambio de planes me trabé y dejé tirada la camiseta de fotógrafa para ponerme la de hermana así que de videos poco, tal vez algún día tenga el valor de revisarlos y ver si hay algo que valga la pena rescatar, por ahora mi memoria me dice que no hay mucho.  

Así que mejor les escribo lo que pasó después.  Lo que me pasó a mi fue que nada de lo que me hayan dicho me podía haber preparado para la experiencia de convertirme en tía.

Después de un día y una noche de acompañar a la yoguini y el cuñado, contar contracciones y presenciar de manera súper calmada el proceso de la luchadora de mi hermana. Estaba cansada, pero estaba muy tranquila, y de pronto nos avisaron que nació la pequeña y yo tenía la maleta con su ropa.  Así que subí a la salita del hospital en donde una enfermera tenía a la sobrini en una especie de incubadora con calorcito a la espera de la ropa. 

Fue verla sentir que se me explotaba el corazón. Ella lloraba pobrecilla y ahí toda la calma que yo tenía desapareció, tuve un sentimiento que no había conocido nunca y me saltaron las lágrimas sin aviso ninguno. ¡Que maravilloso el amor a los sobrinos por favor!  No se lo que es tener hijos, no se si algún día lo viviré, pero esto, este sentimiento de amor sin ninguna de las preocupaciones es la cosa más hermosa que he experimentado en toda mi vida.

Yo me imaginaba que sentiría el mismo cariñito que siento por todos los bebés, que sería un juguete genial para hacer miles de fotos. ¡Que equivocada estaba! Tratar de fotografiarla es lo más difícil que hay, sólo quiero cargarla y hacerle cariñitos y sentir eso que siento cuando la contemplo.  Puro-inmenso-amor.

Y nada, les dejo algunas fotos porque las palabras se me acaban y los sentimientos se desbordan.  Esperemos que con la edad sea yo más capaz de verla tras el lente, o no, y será una niña con pocas fotos, porque su tía la fotógrafa prefiere verla en vivo y a todo color a través del corazón.



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Template by Pink + Lola